Para el debate Trans

Notas del encuentro preparatorio realizado en la ELP el 1 de junio de 2021 para el Congreso de la AMP-2022.

 

Más allá del género

El eje central del encuentro preparatorio para la Gran Conversación Virtual Internacional de la AMP, “La mujer no existe”, que se realizará en 2022, tuvo que ver con la dificultad que implica tomar una posición frente al tema trans.

Tomo algunas puntualizaciones al respecto: la primera cuestión que hemos de dejar planteada es que el psicoanálisis no reduce la sexualidad a un binarismo sexual. El psicoanálisis entiende que cada ser hablante ha de asumir una posición sexuada. Esta posición involucra una modalidad de goce que atiende a un régimen pulsional y sus objetos.

Aquí se abren dos argumentos que son muy difíciles de transmitir, incluso entre nosotros.

La lógica de lo femenino y lo masculino para Lacan no se sustenta ni equipara al lado hombre o mujer, como sexos, sino con la lógica del todo fálico y del no todo. Lógicas que permiten leer los dos modos de funcionamiento del goce de un cuerpo. Goce que se puede ubicar fuera del cuerpo, por un lado, goce en el cuerpo por el otro.

Esta vía constituye un atolladero teórico-clínico puesto que los analistas no estamos exentos de ubicar la dificultad en transmitir lo que atañe a estas dos lógicas de goce postulados por Lacan.

Otro argumento tiene que ver con la imposibilidad de generalizar, de hacer un universal, de lo trans. Entonces, ubicar que sólo podemos abordar la cuestión trans, desde lo singular, del caso por caso. Es decir, recibir, escuchar, y transmitir lo que, si hay de claridad, de aporte, de lectura respecto a la lógica de un caso, uno por uno.

Introducir el contra-tiempo del empuje a interpretar, a anular, a intervenir el cuerpo. Introducir una pregunta, un impasse a la creencia de llegar a ser. La única herramienta con la que contamos es con la oferta de un lugar que dé tiempo a escuchar, y a desentrañar qué es lo que el sujeto puede inventar para arreglárselas con ese exceso de goce, y como quiere vivir ese cuerpo.

Recoger los testimonios que sí dan lugar a la conversación. Como fue el caso de Miquel Missé, en la presentación de A la conquista del cuerpo equivocado.

Lo trans, ¿es un significante real? ¿Es un fenómeno de masas?

Lo que no podemos dejar de leer es que lo trans busca nombrar lo que del cuerpo no tiene nombre.

Los tres mecanismos identificatorios postulados por Freud, fracasan a la hora de anudar los cuerpos. Hemos de leer otra operatoria.

¿Podría pensarse lo trans como un nuevo ordenador imaginario? ¿Sustituto del falo? ¿De qué clase de ordenador social se trataría? Ordenador que queda por fuera de la familia y busca otros discursos que lo hagan consistir. Discursos que se prestan y se enlazan para hacer del cuerpo un objeto del mercado.

Por ello, considero que la posición no ha de ser la de defender, ya que no hay nada que se pueda anticipar, eso lo atesora la clínica, solo hay après coup. Entonces, hacer lugar al síntoma, darle el valor para que no se pierda en una ideología o en una reivindicación.

Conversar, publicar, transmitir lo que sí podemos dar cuenta. No por el lado de enfrentarnos a otros discursos, la marea no nos dará tregua, sino por el lado del uno por uno, que muestre, que enseñe, esa es la incidencia.

Año trans, recoger lo que pase, no podremos evitarlo.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email