He extraído del texto “La psiquiatría inglesa y la guerra” escrito por Jacques Lacan en 1945, después de su visita a Londres en el mes de septiembre de ese año, esta afirmación que hoy querríamos hacer nuestra: “… la victoria de Inglaterra es de una fuerza moral, -quiero decir que la intrepidez de su pueblo reside en una relación verídica con respecto a lo real…”

La guerra a la que hoy nos enfrentamos no es la misma pero como entonces, para ganarla, es preciso tener una relación verídica con lo real como la tuvieron los ingleses.

Antes de llegar a esta frase Lacan hace una crónica extraordinaria del momento:

“Cuando, en septiembre de 1945, estuve en Londres, en la Ciudad apenas acababan de apagarse las luces del V-Day, el Día en que ella había celebrado su victoria.

La guerra me había dejado un vivo sentimiento de irrealidad bajo el que la colectividad de los franceses la había vivido de principio a fin. No me refiero aquí a esas ideologías foráneas que nos habían mecido con fantasmagorías sobre nuestra grandeza, parientes de los desvaríos seniles, sea del delirio agónico o de las tabulaciones compensatorias propias de la infancia. Quiero más bien referirme al desconocimiento sistemático del mundo en cada uno, esos refugios imaginarios en que, como psicoanalista, solo podía identificar para el grupo, presa entonces de una disolución verdaderamente terrorífica de su estatuto moral, esas mismas modalidades de defensa que el individuo utiliza en la neurosis contra su angustia, y con un éxito no menos ambiguo, también paradójicamente eficaz, y que sella del mismo modo, ¡ay!, un destino que se transmite a las generaciones sucesivas” 1.

¿Cómo no reconocer en sus palabras de entonces la actualidad de lo que hoy sucede?, ¿acaso el coronavirus no ha introducido un sentimiento de irrealidad en el que muchos prefieren desconocer la gravedad de su amenaza?, ¿Acaso la defensa neurótica frente a lo real no me ha afectado a mí misma?

Los psicoanalistas lacanianos decimos una y otra vez estar orientados por lo real, lo real del síntoma.

El real al que hoy nos enfrentamos no es el real singular del síntoma de cada uno. Es otro real, pero la dificultad frente a lo real sigue siendo la misma. El peligro consiste en desmentir el real actual escondiéndonos en nuestros refugios imaginarios. La dificultad es mayor porque es la naturaleza misma de lo real la que produce el desmentido.

Hace falta tiempo y cierto coraje para poder aceptar tener una relación verídica con lo real, una decisión que hay que actualizar cada vez y en cada ocasión en la que nos confrontamos con la decisión de qué hacer.

La suerte está echada.

 

Notas:

  1. Lacan, Jacques. “La psiquiatría inglesa y la guerra”. Publicado en 1947 en «La Evolución Psiquiátrica». Otros Escritos, Paidós, Buenos Aires, 2012, p.113.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email