Para Rosa que no gustaba de los discursos. Y este no lo es, querida amiga, para que lo fuera tendrías que estar tú, así que será más bien una evocación, un recuerdo selectivo: el de nuestros días en Paris, analizantes decididas…tantas horas juntas de risas y de pequeños llantos, de interminables charlas sobre el psicoanálisis,…

Leer más