Parece ser Woody Allen, ha tenido algún que otro efecto secundario en su «análisis» múltiple con la IPA, pues las personas que van a verla dicen que ésta no parece una película suya.
Si el psicoanálisis lacaniano insta a vaciar de sentido y promociona ir más allá del Complejo de Edipo y la comprensión, no es así en la IPA, que se mueve únicamente alrededor de la identificaciones edípicas. (Mi papa me quiere, tengo una mujer y una amante, mi hermano es mas guay…)
El psicoanálisis, tiene una relación muy especial con el cine y con la obra de arte en general, donde ve reflejados puntos de su experiencia y práctica y que señala, como por ejemplo con Finnegan’s Wake, de James Joyce, obra ininterpretable y que Lacan plantea como ejemplo de lalangue. Quiero decir, que con Lacan nunca se interpreta al autor, sino que se toma como ejemplo su obra para ilustrar algún punto de nuestra experiencia.
Pienso que Woody Allen, en su hacer, ha podido captar en Match Point, la novedosa cuestión de lo que en psicoanálisis llamamos los inclasificables, cuando el protagonista, en un momento determinado de la película, hace un pasaje al acto, y mata.
La clínica lacaniana, describe tres registros con los que opera la persona, y que están anudados entre sí por un elemento pulsional, bien sea el objeto a o el síntoma. La forma de anudamiento no corresponde a ningún modelo, sino que es algo contingente y sólo detectable por la escucha analítica.
Sería prepotente intentar hacer de un protagonista de ficción una escucha analítica, pero algunos elementos de la película, como he dicho antes, los podemos tomar, para ilustrar que se trata en lo inclasificable, en los tres registros, en la pulsión y en la escucha.
Toda persona, tras ser atravesados por el lenguaje, y acceder a la palabra, nos constituimos en tres registros que Lacan definió como: lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario, de los cuales voy a decir una breves y sencillas palabras:
-Lo Imaginario: Es lo que una persona piensa, que otro piensa de él.
-Lo Simbólico. Son las leyes, los acuerdos universales, que existen en lo social y en la persona.
Y
-Lo Real: Es lo que aparece, es el encuentro, ese punto de incógnita que va más allá, que da testimonio de que no sólo existe lo simbólico y lo imaginario, y que no-todo se puede atrapar y definir con palabras.
Con el anudamiento de estos tres registros la gente funciona, y justamente lo que introduce el término de inclasificable, como su nombre indica, es que no se puede hacer la típica clasificación de neurosis, perversión o psicosis, términos de la antigua clínica edípica.
Volviendo a la película, en un momento determinado, algo en los registros del protagonista se desanuda.
Bien. La película. Ya sabéis, es un chico irlandés, de baja cuna, que viaja a Londres después de abandonar el tenis profesional, y dando clases a la gente vip londinense, conoce a un chico que lo introduce en su grupo social. Una sociedad altamente simbólica y muy cultivada. Van a la opera, leen a Dostoievsky, tienen galerías de arte…
Como la sinopsis ya ha sido comentada, destacaré unos puntos, que me parecen importantes. El protagonista, de la mano de su amigo accede, a un gran simbólico del que él carece, lo que le permite introducirse en la historia del pensamiento, en la literatura, en la música cultivada… productos altamente simbólicos de nuestra cultura, en los que la sublimación tiene cabida. Nada indica la película que para el protagonista, sea un buen destino de pulsión, pero podríamos considerarlo como un agrafe.
Vemos en un primer momento, cómo se presenta leyendo Crimen y castigo, obra altamente simbólica del lado de la ley, pero durante toda la película lo que aparece en primer plano es la música y el arte; encantador está en la escena cuando escucha La Traviatta… como en términos de sublimación expresa la frase “la música amansa las fieras”.
Todo marcha bien. Él, estupendo con su amante y con su mujer, arreglándoselas como puede para que no le pillen… la cuestión empieza a embrollarse cuando Nola, le comenta que la responsabilidad y la precaución debería haberlas tomado él.
Algo se desanuda en este momento y mata. Woody Allen, como decía, en su hacer lo remarca muy bien, y para que quede claro, utiliza a la vecina. Él mata a Nola y a su vecina, lo que rompe la lógica de un crimen pasional.
En mi opinión, se ve muy bien que un elemento simbólico como es la responsabilidad, que en toda la película toman otros, desanuda sus registros. Ante esto, mata desde el registro imaginario, mostrándonos, que en él no tiene cabida la responsabilidad, con lo cual puede reanudar sus registros, y volver a la sociedad altamente simbólica que es el sinthome que ha elegido, como agrafe para unir los registros y poder vivir.
Y no lo cogen, no lo cogen porque no delinque por conciencia de culpa, tal Diana entrando en el palacio de Windsor.

Teresa Ferrer, y Laia Gil (Valencia)

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.