FICHA TÉCNICA Match Point
Reino Unido – 2005
Director: Woody Allen
Guión: Woody Allen
Música: Varios
Fotografía: Remi Adefarasin
Producción: Letty Aronson, Gareth Wiley y Lucy Darwin
Intérpretes: Scarlett Johansson, Jonathan Rhys Meyers, Emily Mortimer, Matthew Goode, Brian Cox, Penelope Wilton
Duración: 124 m.

(Hoy tiene lugar en Valencia una tertulia muy interesante. Se trata de Cine.
Organiza la Biblioteca del Campo Freudiano de Valencia. Intervienen Eugenia Blasco, de la Biblioteca de Valencia y Charo Jimenez, cinéfila y socia de la sede de Valencia de la Escuela Lacaniana. La Entrada es Libre. Todos aquellos que deseen comentar este texto y esta película, pueden escribir en HACER COMENTARIO, al final del POST. FMA
)
Tertulia de cine, Por Eugenia Blasco (Valencia)
“Quien dijo que es mejor tener suerte que talento, conocía la esencia de la vida . La gente tiene miedo en reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte, asusta pensar cuántas cosas escapan a nues-tro control. En un partido hay momentos que la pelota golpea el borde de la red , con un poco de suerte sigue hacia delante y ganas; o no lo hace y pierdes”.
Con esta metáfora tenística empieza la última película de Woody Allen que pone todo su talento, visual y narrativo, al servicio de una historia que va desde la comedia dramática hacia terrenos más sórdidos. Va introduciendo una serie de claves que anuncian el camino hacia la intriga, un juego de reflejos donde se mueven los personajes.
“Crimen y Castigo” de Dostoievski, es la referencia de partida para narrar el ascenso a la alta sociedad inglesa de un ex–campeón de tenis que parece simplemente un ambicioso que sabe aprovechar los golpes de suerte; pero que finalmente se revelará como un inmoral al que el destino favorece, capaz de cualquier cosa por mantener su posición. Esta ascensión social y sus consecuencias le sirven a Woody Allen para reflexionar sobre alguno de sus temas habituales: la pareja, la infidelidad, la muerte o el sentimiento de culpa. Aunque se comenta que esta película no parece suya, los personajes son los mismos, o si no, lo son sus deseos ocultos. El escenario principal no es el que pisan los protagonistas, sino el que se haya dentro de ellos.
Cris, en poco tiempo, pasará a formar parte de la alta sociedad londinense y se verá atrapado en un trío con su esposa –una “chica bien”- y una aspirante a actriz norteamericana. La distancia irreconciliable entre el amor y el deseo repartido entre estas dos mujeres y la imposibilidad de mantener la mentira, los remordimientos y el engaño desencadenará el trágico final.
Con gran maestría y sutileza, Allen, traduce en imágenes la vida interior de cada personaje. La impostada naturalidad de la alta sociedad londinense, la mirada fría y desafectada de Cris que nos da la clave de su inmoralidad, el juego de miradas que nos muestra los sentimientos ocultos que recorren la pareja; inseguridad, sobrentendido, sospechas… Y esta trama, es acompañada con una música elegida con sabidu-ría: La traviata cuando Cris inicia su ascenso, continua el desarrollo con Rigoletto, con Guillermo Tell y ya, siguiendo la pista criminal, Otelo y Macbeth.
Hay personas que pese a lo que han hecho parecen ser siempre favorecidas por la suerte, pero hay algo que se escapa a la voluntad. Llega el momento en que Cris ha de enfrentarse a sus propios fantasmas. En las conversaciones con su antiguo amigo, como si de su propia conciencia se tratase, le hace preguntarse si sería capaz de dejarlo todo por amor.
“Math Point” nos remite directamente a “Delitos y faltas” donde el estatus social del protagonista también se ve amenazado por una ex–amante, y se preguntaba por el sentido de una existencia en la que un crimen podía quedar impune. Para Cris, es otra cuestión.
El anillo choca con la valla del río, queda suspendido unos instantes sin saber a qué lado del campo caerá. En ese momento, la oscilación adquiere todo su significado, aunque éste pueda no ser el que inicialmente valoramos.
¿Ha ganado o ha perdido? El inspector, conocedor de la verdad, ve alejarse una justa resolución del caso. Cris responde cínicamente sabiendo que puede esconder la conciencia bajo la alfombra, no le atormenta la culpa. Finalmente ha encontrado “Un lugar en el sol” (hago referencia a la película de George Stevens con Liz Taylor y Mongtgomery Clift, de argumento similar).
Así, la película, pone en primer plano, con una nueva luz temas como la impunidad del crimen o la arbitrariedad de la justicia. Y un mensaje velado, pero afilado, de la actual política de su país, de nuestra sociedad: muchas personas cargan con sus delitos, pero con el tiempo las van asumiendo, incluso olvidando. La muerte de la vecina no es más que un daño colateral.
Para terminar con una sonrisa, no olvidemos su humor, su toque de genialidad, como el momento que al hablar de una relación de pareja se dice: “Sus neurosis se entrelazan muy bien; les va como a la seda”.

Eugenia Blasco (Valencia)

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.