Reseña: “Modernismo después de la Posmodernidad”. Andreas Huyssen. Editorial Gedisa, Barcelona, 2010. Susana Brignoni (Barcelona)

“Lo que queda después de evadirse del lugar es el espacio…”

Huyssen recurre, para pensarlo, a la obra plástica de Kuitca “Nadie olvida nada”; a las “Perturbaciones de la visión…” y lo siniestro en Freud; a la esquizia entre el ojo y la mirada de Lacan. Así nos propone recorrer el paso del siglo XX al XXI a partir de lo que él mismo llama la “Bienvenida a la Idea” que nos plantea el modernismo después de la posmodernidad. ¿Cuáles son algunos de los significantes claves de este pasaje de siglo? Entre otros la “obsesión por la memoria” absolutamente necesaria en temas como el Holocausto o la dictadura militar en Argentina que él mismo explora a través de expresiones de artistas plásticos (Guillermo Kuitca o Doris Salcedo) o a través de la literatura de Sebald, Senocak, Nossak, Kluge y otros.

Esta “obsesión” de la cual él va a indagar su reverso: lo que queda en el olvido durante un tiempo pero que emerge a partir de la llegada de las nuevas generaciones y que aparece, a veces, del lado de las ruinas: los bombardeos aéreos a las ciudades alemanas, la implicación política de algunos de los desaparecidos.

En “Usos y abusos del olvido” hace surgir algunas de las características de la fenomenología de la memoria y el olvido. Plantea, también, otra oposición: la “memoria-nación” y la “memoria diaspórica” y para hablar de ellas hace uso de Lacan y el concepto de resignificación. Afirma que la memoria nacional suele ocultar su Nachträglich-keit mientras que la memoria diaspórica sigue siendo muy conciente de la necesidad estructural del après-coup para construir en ese espacio al que el sujeto queda librado en su migración un nuevo lugar. La memoria diaspórica es más bien una búsqueda que una recuperación, por eso se sirve de la resignificación como instrumento de inscripción ya que la cuestión está no del lado de la “integración”, según las políticas europeas al uso, sino de “cómo se puede relacionar el inmigrante diaspórico con la memoria de la nación anfitriona”.

Evidentemente este es un tema que atraviesa los inicios del S XXI, de lo que Huyssen nombra como “geografías del modernismo”…

Pero hay más… Tal vez por todo esto este es un libro para leer a trozos…