Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano

X Conversación de la ELP:
"La autorización del psicoanalista y su formación"

Madrid, 25 abril, 2009

El tema de esta Conversación corresponde al momento político de nuestra Escuela. El debate iniciado en la ECF y ampliado a la AMP nos lleva a un retorno a nuestra pregunta más originaria, la de cómo se llega a ser analista. Puede detectarse un momento traumático, sorpresivo, gozoso, del acontecimieno personal que lleva a alguien a autorizarse, sin más apoyo que su deseo, al ejercicio del psicoanálisis.

De otro lado, la formación del psicoanalista no es universitaria, ni técnica, sino algo particular a su discurso. En este sentido siempre nos hemos referido al ejercicio de la lectura como un lugar específico de su formación: Lacan nos enseñó a leer a Freud y los demás autores, a la vez que nos dejó unos textos orientados a la formación en una lectura que está en continuidad con la que soporta el acto analítico.

En tercer lugar, la formación del psicoanalista tiene una sede, un lugar propio que es la Escuela, esta no es una institución como las demás, en tanto incluye en su seno la dirección hacia lo real que orienta la experiencia psicoanalítica. Ello requiere una política también propia, que Jacques-Alain Miller orientó proponiendo tratar a la Escuela misma como sujeto, dividido por tanto, con síntomas, y demandando una interpretación bajo transferencia.

Los tres temas que ordenarán la Conversación serán:

  1. ¿Cómo se autoriza un psicoanalista?
  2. ¿Cómo lee y cómo aprende a leer un psicoanalista?
  3. La Escuela como sujeto: lugar de formación y sujeto de interpretación.

 

Comisión de organización

Responsable: Rosa López.

Emilio Faire y Mónica Unterberger.

El acontenicimento de la palabra

La cita que nos convoca en Madrid, aspira a convertirse en una conversación que apunte a la elaboración colectiva del momento actual en el campo freudiano en España. Este formato, si se hace de la buena manera, hará de este encuentro un acontecimiento que al mismo tiempo contenga lo previsto y lo imprevisto de todo acontecimiento de la palabra.

La palabra en el discurso tiene una función creadora y es ella la que hace surgir la cosa misma, que no es más que el concepto.
El marco de la conversación estará preparado; con la disposición original del lugar físico, se editarán los textos de los trabajos centrados y pautados alrededor de los temas solicitados que serán difundidos por la lista electrónica de los inscritos con la suficiente antelación. Será necesario que la lectura de lo escrito se haga anticipando y pensando en el comentario que le sugiera a cada uno cuando tome la palabra en la conversación.

Eso nos hace confiar en que la conversación como experiencia del lenguaje permita que se produzca el acontecimiento de la palabra, y estemos abiertos a la sorpresa, al buen encuentro.

El tema elegido de la conversación es ya un intento de respuesta para valorar y debatir los primeros efectos subjetivos e institucionales en nuestra comunidad de trabajo de la interpretación de J.A. Miller, que enunció sobre la actualidad del Campo freudiano con motivo de la Jornadas de la ECF (octubre de 2008) sobre “La política lacaniana para 2009”1: “Hay una política del psicoanálisis: que concierne a los fines últimos y a los resultados de la operación psicoanalítica. Su principio mayor, quizás el único, es la autonomía del discurso analítico y mantener su diferencia absoluta con los otros discursos.”

Esta interpretación y sus consecuencias conciernen al conjunto de Escuelas del Campo freudiano reunidas en la AMP y a la AMP misma2. Pero también conciernen a todas las instancias del Campo freudiano, como al Encuentro Pipol IV, cuya cita está prevista para el mes de julio, en Barcelona, en la que la ELP está especialmente concernida3.

La Escuela, el Instituto del Campo freudiano, el Nucep, los CPCTs y todas las instancias ligadas al Campo freudiano en España están bajo los efectos de esa interpretación. Seis meses de reflexión política, epistémica y clínica en el compromiso de la producción de un debate fecundo, de una elaboración colectiva, que nos permita orientarnos y evaluar los efectos en nuestra comunidad de trabajo.

De los desequilibrios producidos entre la distinción entre el psicoanálisis puro o aplicado a la terapéutica; a reubicar el lugar de la Escuela como sujeto y como enclave que aloje la soledad del analista, uno por uno; a luchar contra la vertiente institucional que lleva a la inercia de grupos identificatorios; que ni siquiera el dispositivo del pase, logra poner al abrigo de esa tendencia; de la tensión estructural entre la vertiente asociativa y la Escuela como sujeto...

El horizonte hacia el cual avanza la política lacaniana de la AMP es la de reforzar el interés de los psicoanalistas mismos por su inconsciente: el analista cuando habla lo hace en tanto que analizante.

En consecuencia, el título de la Conversación “La autorización del psicoanalista y su formación” consiste en poner en primer plano el análisis de cada uno, analista o analizante, como en el pase, en el centro mismo de la formación del analista, tanto en el funcionamiento de la Escuela como de sus dispositivos institucionales manteniendo el rigor de la formalización y de la conversación permanente.

La Conversación de la ELP, será un acontecimiento del discurso con la función creadora de la palabra de cada uno en el discurrir con los otros, está abierta a la sorpresa.

La palabra, el analista, el analizante para cumplir con su función en el psicoanálisis, necesita de la presencia.

La cita es en Madrid, el 25 de abril de 2009 a las 10 horas.
Barcelona, 25 de marzo de 2009.

Lucía D’Ángelo, presidente de la ELP.

 

Notas:

  1. Miller, J.A.,Quelle politique lacanienne pour 2009? Perspectives de politque lacanienne, Lettre Mensuelle nº 273, ECF, Paris, diciembre de 2008, p. 2.
  2. Laurent, E., Informe del Consejo de la AMP del 25 de enero de 2009 (AMP-Uqbar) e Informe moral del Presidente de la AMP, 24 de enero de 2009 (AMP-Uqbar).
  3. Miller, J., Editorial de Judith Miller, Boletín electrónico Hacia Pipol IV, del 19 de marzo de 2009.

El pase y la formación del analista

El pase es una experiencia subjetiva singular, pero también es un laboratorio privilegiado que enseña sobre la producción de un analista, ilustra sobre su formación, revela la formación que la Escuela dispensa. 
La propuesta es conversar de la Escuela en términos analíticos: con el gusto de producir la diferencia, con la alegría de captar lo nuevo, con el coraje de consentir a lo dispar. Una conversación acorde con la pragmática de la contingencia, conforme a la política del síntoma que es la del psicoanálisis. 
La apuesta es que esta conversación permita situar algo mejor el real en juego y orientarnos por ese real que a cada uno divide y que solo se puede captar a trozos. 
Es una excelente oportunidad para que cada miembro de la ELP pueda tomar posición respecto a la experiencia de la Escuela.



Xavier Esqué

PROGRAMA

9,30h a 10h
Inscripción y credenciales

10 a 10,30 h
Apertura
Lucía D’Angelo (Presidenta de la ELP)
Rosa María López Sánchez (Responsable de la Organización de la Xª Conversación)

10,30h a 12,15h
MESA 1. ¿Cómo se autoriza un psicoanalista?
Gustavo Dessal
Mariasun Landa
Juan Carlos Tazedjián
Relator: Francésc Vilá
Coordinadora: Carmen Carceller

12,15h a 12,45h
pausa café

12,45 a 14,30
MESA 2. ¿Cómo lee y cómo aprende a leer un psicoanalista?
Margarita Alvarez
Manuel Montalbán
Hebe Tizio
Relator: Jorge Alemán
Coordinadora: María Navarro

16,30h a 16,45h
PIPOL 4
Vicente Palomera (Presidente de la FEEP y de PIPOL 4)

16,45h a 18,30h
MESA 3. La Escuela como sujeto: lugar de formación y sujeto de interpretación.
Xavier Esqué
Mercedes de Francisco
Antoni Vicens
Relator: Oscar Ventura
Coordinadora: Marta Davidovich

18,30h a 19h
Cierre
Lucía D’Angelo

X